Necesidad del cliente:

Un fabricante de productos de cosmética y perfumería necesitaba etiquetar y codificar sus productos, asegurando su trazabilidad, adaptándose a un proceso de producción de alta velocidad.

Solución implantada

Propusimos automatizar todo el proceso mediante un túnel de codificación RFID integrado en la propia línea de fabricación, es decir, un sistema basado en la tecnología RFID, que etiqueta y codifica los productos, incluyendo una verificación final, para asegurar que la trazabilidad y legibilidad estaba garantizada en cada uno de los envases antes de su envío.

Los productos se meten en sus cajas o embalajes individuales, y se depositan en la cinta transportadora del túnel de codificación, que las posiciona para que entren de una en una, un aplicador automático pega la etiqueta RFID sin grabar, y continua hasta el arco RFID, donde se graba con los datos variables de producción, (lote, fecha, …).

A continuación, se efectúa una lectura automática de verificación, que asegura que cada unidad está correctamente marcada individualmente, y no dará problemas en los puntos de venta. Esta misma lectura reporta automáticamente al sistema el número de unidades fabricadas y preparadas para envío.

Si alguna unidad no tiene buena legibilidad, el equipo la aparta para que pueda ser regrabada.

Al ser un sistema basado en RFID, que no requiere contacto ni tener línea visual sobre los códigos, la verificación se puede realizar de forma masiva a su paso por el arco de control, con lo que no afecta al ritmo de producción.

Mejora

Hemos conseguido optimizar los tiempos globales del proceso, teniendo mucha más capacidad de producción, pudiendo acometer más trabajos diariamente, y la seguridad de que los datos se graban y son legibles en cada envase individual, evitando la posibilidad de problemas posteriores en los puntos de venta.